sábado, 21 de mayo de 2011

(-OH)


 Le eché alcohol medicinal a mi refresco
para que esta magia barata
surja
y las precoces horas que chorrean del techo vuelvan a ser
el prototipo nocturno que tengo grabado en la memoria
para no dejarme arrastrar por los brazos famélicos
de mis propias mascotas escritas,
esas que se ocultan tras mi corteza
y esperan que mis ojos clausuren su injusto negocio
y mi cuerpo se tienda como un objeto en reposo
para llevarme de los pelos hacia la negritud cuadrada
con rombos negros y hexágonos flotantes
dejando claro
que la oscuridad es gradual y ubicua.


Arrepentimiento,
mentira y más momentos para arrodillarse y besar el suelo
que pisó el santo pie del santo patrono de los desalmados
bolsillos abiertos como piernas cansadas, vacíos, hambrientos
y dos palabras que se atascan en mi glotis
y no me dejan pedir ayuda a los que escuchan tras la puerta



Alcohol medicinal en mi sangre
un poco más abajo y abajo me veo
en tercera persona me veo
desde arriba
soy un punto
una coma
un espacio
un silencio

Como cualquier chispa
Instalada en el pecho.

 Este escrito fue leído en el taller de escritura creativa del 3ro de secundaria del colegio Pukllasunchis como un ejemplo de lo que no se tenía que poetizar.  Poema extraído de "Ceros y Cruces" (2008).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

BEND OVER ME