domingo, 25 de diciembre de 2011

Pedir perdón es una ofensa más

Me llegas al pincho, mujer de lava y lechón
He sido un perro pero así de perro me quisiste
Amaestrar
y dar trozos de pan a la noche
(¿En las noches de violencia fría
mis ladridos te alentaron a llegar a casa?)

Ahora sólo quiero romper
las fotos que prueban que estuvimos juntos
Enamorados hasta el hueso
idiotizados medularmente

Endulzados desde el vientre
Paseando por horas en las
Muy pocas horas de acción
Productiva después de las
Millones de
Acción reproductiva
Frustrada deliberadamente
con métodos teológicamente falibles.
Ahora me llegas tan al pincho que escribo esto viéndote la cara
Sin remordimientos
Con tantas ganas de amputarte de mi cuerpo
Parásito de bocas y ojos desorganizados
Dejarás de succionarme el alma
Dejarás de aferrarte a mí como la hiedra
Con éstas tijeras oxidadas arrancaré uno a uno tus dientes
Y te arrojaré en la hierba
Para que las aves se alimenten de ti
Veo tu futuro
Y tu futuro es un costal de arena
Mi amiga, vas a ser adorada por elefantes
Mi amante, vas a ser tocada por leones
Mi ex, vas a ser olvidada y borrada de este planeta
Como con todos
La muerte será dolor y pánico
Pero para qué irnos tan adelante
Si aquí ahora
Te despedazas en
Coloridos pixeles que abandonan su centro
En mi visión
Ya no eres una isla
Ni puedo ver el resplandor del coral a la distancia
Te has vuelto una coordenada
En el informe y plano océano
Mujer,
perdón por tanta miseria y filo
Perdón por no saciarme con manzanas de tus ramas
Perdón por no mirar el mismo futuro por tu tragaluz
Perdón por no mover la pelvis al mismo ritmo que el tuyo
Perdón por sangrar más de la cuenta y embarrar las sabanas
Perdón por ser un monstruo ciego y topo
Perdón
pero no puedo más






Algún día las obsoletas casas coloniales
abrirán camino
a los modernos trenes subterráneos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

BEND OVER ME