viernes, 8 de abril de 2011

Esquizotipico Chat


No importa lo que lleve imprimir cuarenta páginas
que representen una historia
fácilmente de explicar.
De cómo me cortaron la garganta y sobreviví para contarlo.
(O, bueno, escribirlo)

Me indujeron mediante el chat de FB
un usuario denominado Morrisey
no tenía más amigos
tampoco info, ni gustos sociales
ni nombres
ni citas
o enlaces
sólo la foto del primer disco de los Smiths
y una frase:
“Tengo las manos más limpias que la conciencia”.


A media noche, cuando la Diosa  cerró sus ojos tiernos
permitiéndome inspeccionar alrededor
buscando gusanos amistosos o bichos de humedad cultural,
el sonido de alerta
indicaba un mensaje:

/Yugúlate
le dijo la mujer al día nublado
y éste sangró
ojos
dentados
voraces tragaluces

bellísimos peligros
mareados. /

Una botella al pie de la cama con dos copas pintadas de rouge.
Otra noche que pasó haciendo chispas
y Morrisey
me escribe:

Témete a ti mismo
Penétrate en silencio
Sueña con su piel
Pronto te asfixias.

Creo que es momento de bloquear a esta persona
pero no lo hago y le respondo:

Me hago llamar estúpido por quienes tienen la capacidad de presionarme.
Si yo te busqué no fue intencional.
Sólo fui un amargado en busca de revancha.
No sé quién seas pero me haces sentir

vulnerable

haces que te odie de verdad.

Realmente no odio. Pero se lo digo para ver su reacción
por lo pronto supongo que se irá
tal como yo lo haría en su lugar pero lo siento tecleando la respuesta.

Mañana en la avenida me verás flotar
para partirte la cara
POR ENTROMETIDO.

Eso no lo esperaba.
¿O sí?

Llegó el día siguiente y me aliste para recibir el golpe de mi vida.
Una petaca de pisco en el bolsillo.
Vacía, un arma.
Mi mano evaporándose sobre el vidrio, mis ojos alerta:

                                                CORTISOL.


Al fin su presencia a la altura del paradero.

Aquí estoy con ganas de herirte.

Puñetazo firme y
Caigo a tierra baldía
infestada de flores amarillas.
Sus hombros me asfixian.
Una navaja en el aire.

 
Mis manos y la nada.
¿Me he mentido de nuevo?
¡Me he mentido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

BEND OVER ME